Comienza con un grupo de mujeres, generalmente con los ojos vendados, y un ritmo electrónico. Consiste en pasos a un lado y otro, cánticos y sentadillas. E incluye el inolvidable coro: "Y la culpa no era mía / ni dónde estaba / ni cómo vestía".

La acción termina con el grupo apuntando hacia adelante y repitiendo el estribillo: "El violador eres tú".

Este conmovedor espectáculo, titulado "Un violador en tu camino", fue presentado por primera vez por el colectivo artístico feminista Lastesis en una protesta en la ciudad portuaria de Valparaíso, Chile, a fines del mes pasado, como una forma de llamar la atención hacia la violencia contra las mujeres. Desde entonces, esta acción viral se ha materializado en Colombia, México, Francia, India, Estados Unidos y Turquía (donde un intento de escenificarla el domingo fue dispersado por la policía).

Naturalmente, el video del baile y la canción pegadiza está en todo el internet.

El domingo, un grupo de más de 200 mujeres (de la tercera edad, jóvenes y entre esos dos extremos, con unas cuantas niñas en edad escolar y un par de perros en la mezcla) se reunieron en la acera ante la "Urban Light" de Chris Burden en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA, por su sigla en inglés) y lo ejecutaron de nuevo.

Durante más de una hora, sus voces colectivas, en español, resonaron claramente en medio del estruendo del tráfico en Wilshire Blvd.: "Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía".

"Esta intervención se ha convertido en un himno para todas las mujeres", dijo Francisca Valenzuela.

Ciertamente, es una representación cuyo desafío resuena profundamente en una época en la que un rápido escaneo de los titulares de las noticias puede parecer un asalto a las mujeres y a sus cuerpos.

En El Salvador, las mujeres son juzgadas por sufrir abortos espontáneos. En India, la violencia contra las mujeres, incluidas las violaciones de alto perfil y las violaciones colectivas, han llevado a las manifestantes a las calles. En México, en los últimos siete años, el sistema legal ha añadido un nuevo delito a los libros: el feminicidio.

Los Estados Unidos no son una excepción. En Ohio, los legisladores estatales introdujeron recientemente un proyecto de ley sobre el aborto que incluye una disposición para que todos los embarazos ectópicos sean reimplantados en el útero (un procedimiento que no existe). Y, por supuesto, están los implacables titulares sobre el difunto financiero Jeffrey Epstein.

Todo esto explica por qué esta corta y eminentemente pegajosa acción política de Chile se ha convertido en un fenómeno mundial.

"Hay un desafío", comentó la curadora independiente Cecilia Fajardo-Hill, quien ayudó a organizar la exposición del Hammer Museum "Radical Women: Latin American Art, 1960-1985"

"Solo necesitas un cuerpo y una voz", dijo Inger Flem, una estudiante de posgrado chilena en Los Ángeles que ayudó a organizar la acción en LACMA. "Puede repetirse en cualquier lugar y con cualquier persona. Se permite ser parte del pueblo ".

No es probable que la presentación en LACMA sea la última en Los Ángeles. Las estudiantes de Cal State Long Beach planeaban presentarla en el campus el martes por la tarde.

El Estado es cómplice

"Un violador en tu camino" fue ideado originalmente por cuatro artistas chilenas de Valparaíso: Daffne Valdés, Sibila Sotomayor, Paula Cometa Stange y Lea Cáceres, conocidas colectivamente como Lastesis.

Esta particular presentación se basó en el trabajo de la antropóloga feminista argentina Rita Segato, quien fue pionera en los estudios sobre la violación. También se inspiró en algunas estadísticas sombrías relacionadas con la agresión sexual en Chile, donde solo el ocho por ciento de los casos resueltos de agresión sexual en 2018 terminaron en algún tipo de condena contra el agresor, según las estadísticas gubernamentales recopiladas por la Red Chilena contra la Violencia Hacia las Mujeres.

Caroline Delgado, una estudiante de administración de empresas chilena radicada en Los Ángeles que fue una de las organizadoras de la acción del domingo en LACMA, dijo que la pieza finalmente habla de las formas en que "las mujeres en Chile han sido sometidas a abusos, no solo por parte de los hombres, sino por parte de la estructura, por parte del estado".

Y eso es parte de lo que más llama la atención de la acción de Lastesis. No se trata simplemente de poner fin a la violencia contra las mujeres. Llama la atención sobre las infraestructuras estatales que minimizan las agresiones sexuales (en India, policías preguntaron recientemente a los padres de una víctima de violación en grupo asesinada si ella estaba teniendo una aventura) y también fallan regularmente en el procesamiento de los crímenes de violencia sexual de una manera significativa. (Un caso atroz en este sentido: A Epstein no solo se le permitió salir para trabajar).

"Es la policía / Los jueces / El estado / El presidente", dice una frase memorable de "Un violador en tu camino", mientras las intérpretes señalan acusadoramente. Ellos también son cómplices.

"La culpa, el dolor, la humillación y la vergüenza moral deben ser sentidos por los abusadores y no por las mujeres cuyos cuerpos han sido violados", declararon las artistas al periódico El País.

La coreografía de Lastesis, en unas pocas acciones sencillas, destaca también otros temas de justicia. Las intérpretes se vendan los ojos para replicar a las manifestantes chilenas que han sido cegadas por la policía.

"Es tan desafiante", expresó Mónica Olivares, una enfermera que participó en el evento de LACMA el domingo. "Esto es algo que nos hemos estado perdiendo. Nos han golpeado, sometido a abusos, violado. Tenía que venir".

Rebecca Hernández, una coreógrafa nacida en Mexicali que ha estudiado las formas en que los movimientos de protesta utilizan coreografías y otros significantes para enviar mensajes, detalló que la protesta se ha difundido efectivamente porque da a las mujeres la seguridad colectiva de expresar sus preocupaciones.

"Las mujeres al unísono organizan este evento basado en la expresión corporal en que están diciendo algo significativo", explicó. "Incluso si no eres una sobreviviente, sabes lo que significa caminar por una calle donde no te sientes segura, así que esto es muy poderoso".

Fajardo-Hill, quien estudió el arte feminista en toda América Latina, argumenta que todo esto forma parte de una larga tradición de mujeres que toman la interpretación como una forma de hacer una declaración, difuminando en el proceso la línea entre el arte y la política.

"Piensa en las Madres de la Plaza de Mayo", apuntó, refiriéndose a las madres de los desaparecidos.

Lastesis han creado una nueva imagen para 2019: una mujer que señala la fuente de su dolor.

"Esa es la batalla por las mujeres ahora", afirma Fajardo-Hill. "Es por nuestros cuerpos".

———

(c)2019 Los Angeles Times

Visit the Los Angeles Times at www.latimes.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Copyright 2020 Tribune Content Agency.

Recommended for you